Más vale prevenir que lamentar
Más vale prevenir que lamentar